por Danna Vanesa Gómez Castiblanco, estudiante Ingeniería de Petróleos

IMG-20170522-WA0059

Danna Vanesa es estudiante de 5to semestre de Ingeniería de Petróleo

El método de explotación hidráulica o fracking empezó a ser utilizado en mayor proporción en Colombia en el año 2015. El objetivo más importante de esta técnica de explotación es ampliar las reservas de hidrocarburos del país y explotar yacimientos no convencionales. Así mismo buscar reconocimientos internacionales de la industria.

Sus defensores lo valoran como método necesario para extraer hidrocarburos y aumentar las reservas y los volúmenes de producción. Detractores como organizaciones ambientalistas, advierten sobre las enormes cantidades de agua requeridas, la consecuente contaminación de las fuentes hídricas y los riesgos potenciales para la salud humana y daño al ecosistema asociados al fracking.

Por qué Colombia debate sobre el fracking

A partir de una investigación sobre la industria petrolera, en particular sobre las técnicas de explotación en Colombia durante los períodos 2015-2016, identificamos esta técnica como una fuente de obtención de ingresos para la economía del país y de mejoramiento de la industria petroquímica actual[1]. Arnedo y Yunes (2016) exponen que, debido a la progresiva disminución en las reservas convencionales y el aumento de la demanda energética para el desarrollo económico, los avances tecnológicos han propuesto la técnica de fracturamiento hidráulico, como “una alternativa para la extracción y explotación de gas natural y del petróleo a través de explotación de yacimientos no convencionales.”

Sin duda el fracking ha despertado intensos debates por sus posibles impactos sobre el medio ambiente y sobre la salud pública. Además de las organizaciones ambientalistas, las asociaciones petroleras, autoridades gubernamentales y universidades han adelantado numerosas investigaciones acerca de esta práctica.

petroleo bandera

Sánchez (2014) el reconocido economista de la Universidad de Buenos Aires, señala que el fracking es atractivo porque es “un cambio tecnológico que potenciaría la producción y la productividad del sector de los hidrocarburos, que es un mercado real y se ha desarrollado con los años. Afirma que hay muchos riegos a largo plazo y que hay muchas posibilidades de tener beneficios a corto plazo.”

Concluimos que el fracking es una técnica de fracturación hidráulica efectiva, que favorece nuevas y diversas áreas de oportunidad y mejora la producción en explotación de yacimientos no convencionales. Pero los riesgos ambientales están comprobados, y se deben principalmente a la contaminación del agua y del aire.

Riesgos y oportunidades del fracking

Estos riesgos sanitarios afectan a las personas que viven alrededor de estas explotaciones y a quienes trabajan en ellas. Mediante adecuadas regulaciones y técnicas que ayuden a disminuir los riesgos ambientales, el fracking podría ayudar a conservar la autosuficiencia energética de Colombia en el largo plazo.

Colombia no debe despojar a su gente de energía eficiente ni perder la oportunidad de seguir apuntándole al progreso económico y social con base en sus recursos energéticos.

Es innegable la importancia de implementar nuevas metodologías y procedimientos que permitan un avance y mejoramiento de las diferentes industrias para propender por el desarrollo económico del país. La industria de hidrocarburos de Colombia está comprometida con el desarrollo sostenible del país y se muestra respetuosa de las normas fijadas para la exploración de yacimientos no convencionales, necesarias para lograr una exploración técnica, social y ambientalmente responsable.

IMG-20170522-WA0062

Benjamin Garavito también es docente ELITE 

[1] Según Benjamin Garavito, vocero de ACIPET Colombia, en Colombia aún no hemos iniciado la estimulación hidráulica en roca generadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *