El término ELITE además de abreviar el nombre de la Escuela Latinoamericana de Ingenieros, Tecnólogos y Empresarios, es un concepto sobre el cual vale mucho la pena referirse. Existe una idea muy difundida acerca las élites como unos pocos individuos o grupos que ostentan riqueza, poder o privilegios que injustificadamente los sitúan “por encima de los demás”. Una idea bastante precaria de lo que son las élites y cuyo símbolo es el estridente “¿usted no sabe quien soy yo?”.

IMG_0485

Dr. Carlos Felipe Escobar, Rector de ÉLITE

Nuestra misión en ELITE es recuperar el sentido moral y el valor social de las elites. Recuperarlo desde la perspectiva del individuo, de las comunidades y, por supuesto, del país que queremos construir: un país de élite.

En esencia el concepto de ELITE que queremos promover reconoce a ciertas personas o grupos, un desempeño y virtudes superiores al promedio, como fruto de su esfuerzo individual por desarrollar una o más de las capacidades humanas.

En la Grecia antigua se daba gran reconocimiento a los mejores en las artes, en el deporte o en la oratoria. Aún hoy las Olimpiadas son una reunión de las élites del deporte y las habilidades que consideramos de gran valor. Pitágoras, gran matemático, filósofo y empresario, invitaba a los seguidores de su escuela a exigirse ser los mejores. En el nacimiento de la república francesa se reconocía como élite a aquellos con las mejores virtudes y méritos, dignos de ser elegidos y liderar.

Llegar a ser un deportista de élite implica un entrenamiento diario, exigente y constante. Llegar a ser un intelectual de élite implica estudio, disciplina y compromiso por encima del promedio.

En ELITE este concepto orienta nuestro propósito y futuro deseado. Orienta nuestro ideal de profesional, estudiante, profesor, investigador, y ciudadano; que es al mismo tiempo nuestro sueño de organizaciones, comunidades, empresas y país, el país que queremos ayudar a construir. Es así que..

Un profesional de ÉLITE que no se conforma con conseguir un “puesto”, asume la responsabilidad de su futuro y de su creación. Es innovador, emprende y piensa estratégicamente. Demuestra óptimas capacidades en la gestión de proyectos y tecnologías. Se enfoca en el hacer, trabaja en equipos diversos y  esta siempre listo a liderar.

foto-elite-18 (800x396)Y ¿cómo se prepara un profesional de ÉLITE?

Siendo un estudiante de ÉLITE que se compromete con desarrollar al máximo sus habilidades y capacidades intelectuales, emocionales y sociales. Se esfuerza por aprender, no solo espera que le enseñen. Entiende que su educación es para crearse oportunidades, no solo para recibir un título que eventualmente le permita conseguir un empleo.

Un estudiante de élite alcanza su potencial gracias a su compromiso y responsabilidad, y al acompañamiento de…

Profesores de ÉLITE que llevan al máximo sus capacidades intelectuales, sociales y pedagógicas, pues sabe que su rol, antes que enseñar, es facilitar el aprendizaje, construir comunidad y desarrollar, en sus estudiantes la capacidad de creer en sí mismos, de tener sueños, esperanza, retos y compromisos.

Y en un entorno dinámico este profesor es o se rodea de…

Un investigador de ÉLITE que se compromete con el rigor de la comunidad académica y de la ciencia, genera conocimiento para crear oportunidades y responde a las necesidades de nuestras regiones, comunidades y sector productivo. Un investigador que se ve a sí mismo como un vehículo para transformar el conocimiento en soluciones, progreso, desarrollo y bienestar.

Y la convergencia de estudiantes y profesores e investigadores de ELITE configura una…

Una escuela de ÉLITE es una comunidad de estudiantes y profesores que se exigen así mismos al aprender y al facilitar el aprendizaje, que exploran, crean, identifican necesidades y oportunidades en su entorno y en ellas aplican el conocimiento. Una escuela de élite es un espacio de bienestar, de creatividad y de construcción de redes. Que sirva a la transformación de aquellas prácticas arraigadas en la sociedad y que impiden su progreso y bienestar, que en su lugar impulse soluciones a las condiciones de pobreza, inequidad, violencia y corrupción. Que representa una educación que transforme mentes y corazones y gradúe individuos capaces de soñar y hacerlo realidad.

 Y ¿qué tipo de organizaciones crean y transforman ese futuro que soñamos?

Empresas de ÉLITE que se desempeñan muy por encima del promedio de las demás, son innovadoras, agregan valor a la sociedad; haciendo mejor y más fácil la vida de todos. Un espacio para trabajar y para que cada uno de sus miembros desarrolle sus capacidades y talentos. Una empresa de élite es competitiva, se reta permanentemente, busca liderar y sabe que los resultados llegan cuando en su propósito está trascender.

Entidades públicas de ÉLITE lideradas y operadas por ciudadanos y profesionales de élite, cuya vocación de servicio público hace la diferencia por su eficiencia, amable con sus usuarios. Una burocracia que en el mejor sentido de la palabra es ejemplo de gestión, transparencia y honestidad. Que quiere destacarse siempre por su buen servicio y buenas prácticas, que no teme acoger lo mejor de la gestión privada, del emprendimiento y de la innovación para romper los paradigmas de la administración y el servicio público.

Comunidades de ÉLITE que valoran sus costumbres y su cultura, y están dispuestas a transformarlos cuando hacerlo contribuye al bienestar y la calidad de vida de todos. Una comunidad que no espera recibir ayudas, sino que concentra sus esfuerzos en iniciativas y emprendimientos con los que crea valor y se permite compartir con el mundo sus costumbres, su contexto y sus ideas.

Ciudades de ÉLITE que son productivas, amables, competitivas y globales, a la vez que auténticas y con identidad. Ofrecen calidad de vida, empleo y un clima para el emprendimiento, le apuestan a la práctica innovadora, son sostenibles y responsables de su cultura y memoria.

Un país de ELITE que ofrece bienestar a todos los ciudadanos con base en el esfuerzo y el trabajo individual, y no en su status social económico, o su habilidad para engañar, intimidar o presionar.

Un país de oportunidades, próspero y competitivo. Un país seguro, en el que los ciudadanos confían en la justicia hacen de estos pilares en la construcción de la paz.

Un país de ÉLITE en que se respetan y preservan para las futuras generaciones los recursos naturales, culturales y productivos.

Un país de ÉLITE en que regiones, empresas y comunidades compiten y construyen redes de cooperación generando una sinergia que hacen más competitiva nuestra economía.

Un país atractivo para la inversión nacional y extranjera, que favorece el desarrollo de más y mejores iniciativas de emprendimiento.

En definitiva, un país de ÉLITE habitado por una masa crítica de ciudadanos y profesionales de ÉLITE , que crean y crecen empresas de ÉLITE en municipios, ciudades y regiones de ÉLITE .

Tal es el sentido y propósito del concepto de élites, del país que soñamos y que estamos contribuyendo a construir en la Escuela Latinoamericana de Ingenieros, Tecnólogos y Empresarios – ELITE.

La misión de ELITE y su propuesta de valor son en esencia, una Escuela de competencias para el liderazgo, el desempeño profesional, el emprendimiento y la construcción de más oportunidades para todos.

 

 

 

One thought on “¿Saben quién soy yo? soy de ÉLITE

  1. Todo lo que nos ofrece la universidad es una diversidad de oportunidades que debemos aprovechar no solo por mejorar el país sino también por ser mejores personas lideres que nos tomen como ejemplo de vida, nuestros profesores nos exigen al máximo aunque a veces es un poco agotador pero para ser el mejor ay que exigirse como al máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *