Publicado en inglés el 16 de febrero 2016 por el antopólogo y Director del CICR de Columbia University, Aldo Civico, en  su sitio web www.aldocivico.com  @aldocivico

A lo largo de mi carrera he tenido la oportunidad única de trabaimagesjar y servir a personas increíblemente exitosas. A pesar de que todos se destacan en campos diferentes, desde el entretenimiento hasta el deporte o desde los negocios hasta la política, todos comparten un rasgo común: dominan la fuerza mental.

La fuerza mental le permitió un exitoso hombre de negocios combatir el cáncer y superarlo. Le sirvió a una estrella de rock para encontrar de nuevo la chispa y recuperarse cuando su álbum se vendió mal. Le ayudó a un atleta a mantener una actitud positiva cuando se lesionó y seguir enfocado cuando los medios intentaron empañar su imagen. Le permitió a un político permanecer fiel a su visión y compromiso, aun cuando había planes para matarlo.

Para lograr el éxito, el talento y la inteligencia son sin duda útiles. Pero no son los ingredientes clave para un rendimiento óptimo. La fortaleza mental si lo es. De hecho, los estudios han demostrado que la psicología es responsable del 80 por ciento del éxito. Esta es una gran noticia, porque si bien es poco lo que podemos hacer con nuestros genes, en su lugar podemos adquirir la fuerza mental. 

Fuerza Mental, lecciones de los grandes

aldo civico

Imagen de @AldoCivico

Con el fin de ayudarte a desarrollar la fuerza mental, permíteme compartir 15 hábitos que he aprendido de las personas exitosas  con quienes he tenido el placer de trabajar. Al leerlos, pregúntate: ¿cuál de estos hábitos ya tengo? ¿Cuál necesito desarrollar? Y ¿qué necesito para reforzarlos?

Alimentan su auto-conciencia. La calidad de nuestra vida refleja la calidad de nuestras emociones. Las personas que experimentan la excelencia en su vida han desarrollado la habilidad de la maestría emocional. Ellos saben cómo leer sus emociones. Cuando experimentan emociones negativas, no se ahogan en ellas, sino que les dan un sentido de empoderamiento. A causa de este hábito, son capaces de vivir en un estado mental armonioso y recursivo. Entre las prácticas que utilizan para alimentar la conciencia de sí mismo esta el llevar un diario.

Desarrollan confianza. Las personas de éxito se centran en lo que pueden controlar y dejar ir lo que no pueden. En otras palabras, ellos tienen el control del significado que atribuyen a lo que les ocurre. Se sienten seguros, porque tienen claro el propósito de su vida y su trabajo. Tienen una visión decisiva de lo que quieren lograr. Debido a que tienen confianza en sí mismas, las personas fuertes mentalmente logran cosas difíciles e inspiran a otros. De hecho, la confianza les da total credibilidad en su capacidad para obtener el resultado que han decidido lograr.

Replantean los pensamientos negativos. Las personas que tienen fortaleza mental no se detienen en dudas que los debilitan ante sí mismos. Han capacitado su cerebro para reestructurar los pensamientos negativos en pensamientos empoderadores. Transforman los pensamientos negativos en disparadores para recordarse a sí mismos todas las bendiciones que han tenido en la vida, lo que ya han logrado o cuál es su propósito en la vida. Para desarrollar esta capacidad, las personas duras mentalmente llevan un registro de sus pensamientos para ayudarles a ser conscientes de sus procesos mentales.

Tienen un propósito claro. Sus acciones tienen origen en una motivación profunda. Las personas con fuerza mental no sólo saben lo que quieren, sino que también tienen claro por qué lo quieren. Su propósito los mantiene también cuando se encuentran con obstáculos y desafíos. Su motivación es tan fuerte, que saben que van a crear el resultado deseado no importa qué. El propósito es combustible que los pone en marcha.

Tiene objetivos bien definidos. Ellos definitivamente saben lo que quieren, es decir a donde dirigen su golpe. Definen objetivos concretos y medibles en el largo, mediano y corto plazo no sólo para su carrera, sino también para todos los ámbitos de la vida, desde la salud hasta el romance. Diseñan sus objetivos en alineación con su propósito. Ellos saben que las metas bien diseñadas funcionan como imanes.

Practican la disciplina. Como escribió Jim Rohn, “La disciplina atrae oportunidades” La disciplina es la forma como se manifiesta la fuerza mental. De hecho, la disciplina es la capacidad de aplicar constantemente los fundamentos del logro. La repetición de las tareas fundamentales tiene un efecto doble. Son los pasos que tomas a diario los que trazan la línea de llegada.

Acogen el cambio. Lo que te lleva al resultado deseado es la flexibilidad y la flexibilidad es la habilidad de ajustarse constantemente y cambiar con el fin de mantener el rumbo y lograr el objetivo. Los que acogen el cambio también promueven el crecimiento. Si queremos llegar a ser mejores, si queremos lograr nuestros objetivos, entonces lo que necesitamos es crecer de manera constante. Los que aceptan el cambio no sólo disfrutan de los resultados, sino también del proceso, el viaje para llegar a la meta deseada.

Asumen responsabilidad. Las personas con fuerza mental tienen tolerancia cero para las excusas. No culpan a otros o a las circunstancias sino asumen toda la responsabilidad. Como dice Tony Robbins, aprecian que la vida no les pase a ellos, sino siempre para ellos.

Tienen la capacidad de decir no. Las personas con fuerza mental no viven para complacer. Cuando se hace necesario, saben cómo decir no de una manera constructiva y respetuosa. Ellos saben cómo decir no, porque tienen la claridad de propósito y tienen un mapa de cómo llegar a los resultados que se han fijado para sí mismos. Su objetivo y prioridades son claras.

Cultivan la empatía. Son maestros en el arte de la construcción de relaciones sociales. Las personas con fuerza mental conectan profundamente con las personas y los entornos en los que operan. Ellos entienden cómo las personas ven el mundo y son curiosos sobre el modelo del mundo que otros usan para dar sentido a su realidad. Debido a que saben cómo sintonizar con otra persona, la gente a su alrededor siente su presencia.

No hay fracaso, sólo retroalimentación. Debido a que se esfuerzan por la excelencia, la gente con fuerza mental viven según el principio de que en la vida no hay fracaso, sólo retroalimentación. Algo que no sale según lo planeado es información vital para entender cómo ser mejor y cómo llevar a cabo en un nivel aún más alto. A ellos les gustan los retos, ya que aumentan la motivación y la unidad.

Abiertos a la crítica. No están preocupados por la validación de su inteligencia. No se consumen constantemente preguntando lo que otros piensan acerca de ellos. Más bien, se enfocan en el constante aprendizaje. Tienen la humildad de saber que puede ser siempre mejor. Saben que hay que poner esfuerzo constante en la búsqueda de la excelencia, ya que no lo que no sigue adelante va hacia atrás. Las personas con fuerza mental dan la bienvenida a la crítica constructiva, porque valoran la oportunidad de aprender y llegar a ser mejor.

Convierten los problemas en oportunidades. Cuando cometen errores o surgen problemas, las personas con fuerza mental no se disuaden. No juegan el papel de víctimas. No pierden el tiempo sentados en el muro de los lamentos. Por el contrario, en los errores y en circunstancias adversas, ven una oportunidad para crecer, para contribuir más, para ser mejores. Su lema es: “Si no se puede, entonces debo hacerlo.”

Practican la gratitud. Viven en un estado permanente de gratitud. Incluso en medio de la adversidad, son capaces de apreciarla. Ellos están agradecidos por todas las experiencias de la vida, por todo el aprendizaje y por todas las oportunidades. No distinguen entre lo bueno por lo cual estar agradecidos y cosas malas para las cuales no pueden estarlo. Su aprecio por la vida es amplio e integrado. Su día comienza y termina con un sentimiento de profunda gratitud por todo lo que tienen y por todo lo que sucede.

Cuidan su cuerpo. Las personas con fuerza mental viven en armonía. Valoran la importancia que la energía tiene en su vida. No sólo le prestan atención a su carrera y sus relaciones, sino también a su salud y a su cuerpo. Hacen ejercicio con regularidad; se alimentan sanamente, asegurándose de mantener baja la acidez y alta la alcalinidad.

Las personas cuya vida está apoyado en la fuerza mental buscan la excelencia. Rechazan la mediocridad. Ellos son conscientes de que tienen sólo una vida, esta vida, para hacer mella en el universo. Y van a por ello!

One thought on “15 hábitos de las personas con fuerza mental

  1. Hola, me llamo Wiliam, estudio Ing.Informática, mi respuesta a los ¿? del profesor aldo son los siguientes:

    ¿Cuál de estos hábitos ya tengo?

    Bueno en mayor y menor medida, ya tengo los siguientes hábitos:
    – Desarrolla confianza
    – Tengo un propósito claro
    – No tengo fracasos solo retroalimentación
    – Acoge el Cambio
    – Abierto a la Crítica

    ¿Cuál necesito desarrollar?

    Para mí proceso, me parece importante seguir con:
    – Cultivar la Empatia
    – Capacidad de decir NO
    -Practicar la Disciplina

    ¿Qué necesito para reforzarlos?
    Copromiso con migo mismo
    Poniendolos en marcha en cada escenario de mi vida, Creando una consiencia que refuerce el valor que estos representan a la hora de buscar, nuestro estado de éxito, para lo que debemos hcer un transito constante por cada uno de los 15 habitos señalados por el Profesor Aldo.

    Apuntarlos y revisar su cumplimiento por lo menos dos veces por semana.
    Compartir por lo menos un hábito con personas de mí entorno explicandole en que consiste.

    Gracias por el tiempo y atención prestada, tendre muy presente los aportes y comentarios.
    Hasta la próxima

    WilliamSPPabón
    Estudiante ELITE
    Ing.Informática

    Nota:Se me ocurrio comparar Fuerza Mental con Tenacidad pero esta última se queda corta, así que mejor me centro en la construcción de la primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *