Recientemente el Ingeniero Mauricio Toro estuvo en Cátedra ELITE para compalegortir su experiencia en el diseño de proyectos de innovación en las industrias automotriz y biomédica. Además de inspirar a muchos ingenieros en formación, el mensaje de Mauricio es contundente: la carrera mundial por la innovación ha generado una cultura del prototipado en la que ya no existen los productos terminados, incluso en las versiones comerciales. Una interesante perspectiva para el diseño, la ingeniería y las ciencias sociales, y una oportunidad para ilustrar el pensamiento ELITE.

El Ingeniero Toro comienza planteando el reto de la innovación contemporánea como un escenario al estilo del salvaje oeste en el cual hay pocas reglas, mucho por descubrir y en el que sobreviven solo los más audaces.  En la cultura del prototipado toda producción está sujeta a la observación y al cambio continuo, y entre mayor sea su apropiación por parte de los usuarios, más propensa se encuentra al cambio. El término clave es la experimentación con prototipos cuya complejidad y sofisticación está en función de las variables que se pondrán a prueba, y a un costo es razonable.

Abordando el prototipado

impresora3d

Impresora 3D

Esta cultura del prototipo surge cuando disponemos de tecnologías que nos permiten elaborar a menores costos, pruebas o ensayos de lo que pretendemos llevar al mercado. Precisamente, la impresora 3D argumenta Mauricio, introdujo una innovación radical que ha transformado por completo varias industrias, y en particular los procesos de innovación.  A partir del diseño digital, la impresora 3D redujo el tiempo y la complejidad en la elaboración de muchos prototipos de meses y semanas a una cuestión de horas. de ahí que la experimentación con prototipos ha crecido exponencialmente como negocio en los últimos años, de la mano de industrias como el software y los nuevos materiales.

El prototipado puede abordarse desde diferentes técnicas y aproximaciones. Por un lado está la necesidad de probar aspectos de la funcionalidad que van desde lo general hasta la mayor exactitud posible en uno o varios componentes del prototipo. El prototipo puede ser de alta fidelidad frente al producto final utilizando casi todos los materiales, o de menor fidelidad creando interfaces con técnicas más sencillas y económicas. El proceso de prototipado puede plantearse de forma evolutiva reutilizando el prototipo anterior para fabricar el nuevo o por medio de un proceso modular o incremental. El prototipado se puede hacer virtual gracias al software especializado, con animación digital o físico con diversos materiales.

En cátedra ELITE nos interesan las funciones de prototipado mental, aquellas que el individuo desarrolló bien dentro del proceso de aprendizaje o frente a problemas que le plantea su entorno profesional o de negocios. se ha demostrado que aquellos cerebros que se entrenan constantemente en el diseño y realización de prototipos que comienzan en la mente, desarrollan mayores habilidades creativas y para la innovación. De ahí que el concepto de prototipado trasciende los procesos industriales para instalarse en la mente de los líderes transformadores.

Prototipaje social

Esta cultura del prototipado se ha tomado además la industria blandas y del conocimiento también están enfocándose al desarrollo de prototipos como consecuencia de reconocer al usuario como validador de un producto o servicio. Incluso a nivel de la gestión pública y privada, muchas organizaciones conciben sus políticas y programas, incluso los resultados como prototipos con continuidad más que como productos finales. Este blog es un prototipo de lo que eventualmente serán las publicaciones académicas del Pensamiento ELITE.

De hecho la gestión contemporánea muy enfocada a objetivos y resultados, se plantea el seguimiento y la evaluación de los proyectos como herramienta para el mejoramiento  continuo. En este sentido se valida una máxima de la contemporaneidad que hemos abordado en el Pensamiento ELITE: la inminencia del cambio continuo y el aprendizaje continúo en el quehacer organizacional y en la vida de los individuos. Al vincularnos con la cultura del prototipado, pensamiento ELITE abre la posibilidad de esquemas mentales que asumen esta realidad.

El proceso de prototipar

El concepto del prototipo ha sido desarrollado por varias metodologías del Diseño y la Ingeniería o el software. Una de estas es el Pensamiento de Diseño. Si bien no debemos casarnos con un único método, el diseño desde su experiencia ancestral de percibir al usuario cómo es y cómo vive, consigue hacer aportes invaluables a los procesos innovación.  Tres verbos esenciales señalan los procesos macro desde ell diseño en función del usuario y como requisito de la innovación: OBSERVAR, EXPERIMENTAR e ITERAR. Deconstruyamos cada uno.  

El acto de observar nos permite percibir, entender y eventualmente nos lleva a imaginar o idear. Observar no es una función exclusiva del sentido de la vista, para los efectos incorporamos todos los verbos relacionados con el uso de los cinco sentidos y que nos ayudan a captar datos información de una multiplicidad de fuentes. Desde la observación o la escucha logramos generar empatía con nuestros usuarios, entender a profundidad sus necesidades, gustos, prevenciones, usos y costumbres entre otros.

En una primera etapa requiere preguntas introductorias sobre las causas, las emociones, las reacciones y otros aspectos menos racionales, en la medida en que el prototipo se convierte en un elemento real y objetivo, la observación se enfoca a la valoración, la comparación, el análisis o validación por los usuarios. de ahí que los procesos de observación son más productiva a medida que se profundizan en la definición del por qué, el qué,, el cómo y el quién. 

En el proceso de experimentar adoptamos una postura y hacemos apuestas por una forma de resolver los problema o atender las necesidades. En la cultura del prototipado experimentar se lleva el grueso de los esfuerzos y recursos. En la actualidad la experimentación tiene múltiples posibilidades, como ya se mencionó, dependiendo del nivel de sofisticación y realidad que quiera darse al prototipo. En la experimentación se abordan premisas o hipótesis principalmente con el fin de ser validadas o descartadas. prototipo en papel

Un prototipo de papel puede ser más poderoso que horas de discurso y argumentación para expresar una idea. Prototipos en papel permitieron que durante siglos se emprendiera la construcción de imponente obras arquitéctonicas. Para la industria del software varias aplicaciones permiten realizar prototipos y experimentar con ellos incluso desde el teléfono móvil. En la educación la experimentación es un proceso cada vez más central, y así lo concebimos en ELITE, pues permite a quien aprenda derivar sus propias conclusiones y validar desde su perspectiva de usuario, su propio aprendizaje.  

El tercer proceso macro es la iteración o repetición del proceso en aras del mejoramiento continuo. En este sentido el proceso de prototipado subsiguiente buscará corregir las fallas y fortalecer los aciertos del prototipo anterior. cada prototipo es más complejo que la anterior, no necesariamente en su apariencia sino en cuanto a los procesos de análisis que incorpora. La iteración nos sitúa en una dinámica de ciclos.

En la educación, la iteración con prototipos es un proceso evolutivo en el que el estudiante asume proyectos de aprendizaje cada vez más complejos, con mayor profundización en el conocimiento, que no obstante mantienen ciertas variables constantes que en el mediano plazo contribuyen a fortalecer sus habilidades mentales y hábitos de éxito. Una frase popular resume la trascendencia de la iteración en a la cultura del protitipado: la práctica hace al maestro. 

Implicaciones

Como mecanismo de innovación, el prototipo tiene enormes implicaciones a nivel productivo, social y jurídico. En primer lugar está la cuestión del derecho de autor y la propiedad intelectual. El hecho de que un producto sea bueno y tenga público o mercado conlleva a que este sea copiado, reproducido y transformado masivamente de forma legal -o ilegal. Esta última consecuencia que hemos considerado por mucho tiempo como incorrecta, revela más que ningún otro hecho el éxito del producto tanto en términos del mercado como en su trascendencia tecnológica o artística.

Lo anterior establece una paradoja frente a los sistemas de propiedad intelectual y copyright, pues si bien los creadores quieren que sus innovaciones tengan trascendencia y sean apropiados de forma masiva, ello implica que las fórmulas o el resultado de su invención estén sujetos a cierto grado de uso e imitación. Tal es la premisa bajo la que operan las licencias creative commons, al presentar una alternativa al creador para controlar qué tanto su obra puede ser apropiada – o modificada- por parte del público. En esta aproximación todas las obras tienen una dimensión de prototipo. 

Frente a las patentes se viene planteando hace algún tiempo la innovación abierta, un sistema de transferencia comercial y estrategias de apertura de las innovaciones o parte de ellas, para la configuración de modelos de negocio que el inventor no está en capacidad o no le interesa desarrollar. Así mismo otras empresas pueden adquirir o beneficiarse de una innovación que no pueden o no necesitan pagar pues está disponible en el mercado bajo unas condiciones comerciales determinadas y que puede conllevar a un consumo incluso más elaborado 

Esta concepción de los sistemas abiertos y de que toda creación tiene una versión, se relaciona con otra grandísima implicación con un gran impacto a nivel social y productivo: la colaboración a todo nivel y en toda ocasión. Es difícil pensar que hoy por hoy se logre algo de trascendencia sin que en ello hubiere mediado el intelecto de más de una persona u organización. Se habla de liderazgo colaborativo, aprendizaje colaborativo, procesos de innovación colaborativos.

Incluso en esta visión de la cultura del prototipado, el creador y la empresa colaboran abiertamente con el usuario o cliente para desarrollar un producto cada vez más innovador. Casi todos los negocios digitales incorporan la retroalimentación en sus procesos centrales de producción y gestión, cada consumo conlleva una opinión y sugerencia sobre el mismo que son a su vez un conocimiento invaluable para el productor.

El sector de la Educación no es una excepción. En ELITE buscamos por un lado preparar a nuestros estudiantes y docentes para un mundo que demanda habilidades y competencias para trabajar en equipo y colaborar en la creación y desarrollo de iniciativas. por otro lado exploramos de manera constante los procesos educativos colaborativos, en los que intervienen una multiplicidad de actores de origen y características diversas. para ello nos preparamos a través de competencias blandas como la fluidez digital y el bilingüismo.

Referencias

Toro, Mauricio. Cátedra Magistral en Educacion ELITE

Martinez, Nelson. PROTOTHINKING: Pensamiento de Diseño en Acción (Spanish Edition)

Bertotto, Maximiliano. Mi primera vez… con una impresora 3D. TEDxUTN. https://youtu.be/0mqde4djS1A

Vandervert- Weathers. The Routledge International Handbook of Innovation Education. https://goo.gl/vJiZ1O

Chesborough, Henry. Innovación Abierta. https://goo.gl/TP5Z4X

CReative Commons https://co.creativecommons.org/

2 thoughts on “La Cultura del Prototipo

  1. Pingback: La Economía Naranja, entorno propicio para las capacidades ELITE | Pensamiento ELITE

  2. En un mondo interconectado, en donde el todo es cada vez más que las sumas de las partes y en donde muchas de las ideas que se generan pueden llegar a tener un impacto en la economía global, es necesario mantener la atención fija en las grandes oportunidades del mercado y evitar ser abolidos por la ilusión aparente de la falta de recursos. Un claro ejemplo de esto se da en la validación de una posible idea de negocio. Ésta por lo general requiere unos recursos que no tenemos y además tiene que pasar por el escrutinio de futuros clientes o inversionistas. Permitir a los usuarios interactuar, percibir, examinar y usar la idea del emprendedor o de la empresa es una buena manera de abordar este dilema. Una forma eficiente de hacer lo anterior es construir prototipos.

    Ciertamente el protoptipado es una apuesta máxima en desarrollo de las sociedades modernas. Ayuda en la reducción de los costos, de los tiempos y es la amalgama perfecta entre los criterios de quien desea y las habilidades de quien propone. Sin embrago el proceso de protoptipado nos lleva a considerar otro aspecto que, aunque a primera vista no se analiza sin duda alguna es la piedra angular de este proceso: trabajo en equipo.

    El proceso de prototipado, lleva implícito en su naturaleza constructiva la inminente necesidad del trabajo en equipo, su esencia es el aporte colaborativo y la visión multidisciplinaria, sin llegar a caer en un agregado de expertos por áreas, sino pretendiendo que los participantes exploren y exploten los diversos significados que desde su área de conocimiento se dan. Se espera con esto que la eficiencia del colectivo supere de forma significativa a la de cada individuo.

    Dentro del desarrollo de proceso prototipado, el trabajar en equipo significa ir más allá de hacer actividades conexas, se requiere además de una buena dosis de imaginación, una ordenada definición de objetivos, de distribución de funciones y responsabilidades entre los participantes, el desarrollo de habilidades comunicativas y una necesaria capacidad de crítica para evaluar de manera objetiva el propio aporte y el del equipo. Bajo este contexto la toma de decisiones se hace a partir del análisis de los diversos enfoques, en el que se pone en perspectiva toda la información e imaginación con que se cuenta para ver las coincidencias entre necesidades y deseos. Sin embargo el desarrollo de esta habilidad no es automática, a pesar que puedan existir elementos que faciliten su crecimiento, se requiere una permanente inmersión en ésta y un ejercicio progresivo para gestionar proceso y actividades cada vez más complejas.

    En este sentido el desarrollo de prototipos facilita en los participante adquirir distintas competencias a través del desarrollo del mismo, así, pueden llegar a desarrollar la capacidad de llegar a acuerdos o resolver posibles conflictos, por lo que en este tipo de procesos no sólo debemos analizar el producto final, sino también el proceso de trabajo del equipo y el seguimiento del mismo.

    Ha sido tanto la importancia del trabajo en equipo en el desarrollo de procesos de prototipaje que pasó de ser una estrategia de motivación aislada para la resolución de los problemas, a darles continuidad y capacitación permanente para la toma de decisiones, la planificación y gestión de los procesos en lo ellos mismos son los protagonistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *